La publicidad programática es un fenómeno moderno de la tecnología.  El objetivo ahora es comprar audiencias, no espacios.

Ahí entra la precisión del Big Data, la potencia de la máquina y el buen hacer de los desarrolladores.